Instituto Preparatorio de Menores – REFOR

Ingresado Por bartolome.buigues

El Insitituto Preparatorio de Menores, más conocido como el Refor, en la Provincia de San Cristóbal, desde hace 56 años es dirigido por los RR. Terciarios Capuchinos o PP. Amigonianos. Esta Congregación fue fundada por el P. Luis Amigó en Valencia – España en 1889, cuatro años antes había hecho lo mismo con las hermanas Terciarias Capuchinas. Le mueve a ello el cariño especial que tenía por la gente pobre y marginada, en especial los niños y jóvenes con problemas de conducta.

La Congregación comienza a extenderse por todo el mundo y en 1954 se dieron los primeros contactos entre el Gobierno Dominicano y la Congregación. El día 11 de diciembre de 1955 llegaron al país los primeros religiosos Amigonianos y el día 1 de enero de 1956 hicieron la entrega oficial al centro tomando posesión de él a las 10:00 a.m., en presencia de los representantes del Gobierno Dominicano.

La institución ha cumplido con su misión a lo largo de 56 años aplicando el sistema pedagógico amigoniano que consiste en ver al joven como un Proyecto de Amor, dignificando su persona y una serie de estrategias que hacen posible la transformación de la conducta de estos jóvenes.

El Refor es un centro de atención especial, que acoge a jóvenes adolescentes en conflicto con la ley penal remitidos por los diferentes tribunales del país al igual que otros jóvenes con problemas de conducta que asisten a nuestra Escuela dentro del mismo instituto de los alrededores de San Cristóbal. Nuestra misión es levantar al joven caído, reeducarlo, devolvérselo ala sociedad y a su familia con una formación integral. Reeducar, volver a educar, buscando mejoras en la calidad de vida humana. Por eso el Instituto Preparatorio de Menores es una alternativa educativa de carácter recuperativo, preventivo, abierto que atiende a niños, adolescentes y jóvenes en su mayoría víctimas del maltrato, abandono, negligencia.  Esta labor la realizamos a través de la Pedagogía Amigoniana que es la Pedagogía del Amor teniendo como pilar de nuestra espiritualidad a Cristo Buen Pastor.  Esta labor va acompañada de los diferentes programas de: intervención psicopedagógica… terapéutica… formación académica… formación técnico-vocacional… formación deportiva-recreativa… formación espiritual y de un programa de atención e intervención especializada. Todos los programas son aplicados y ejecutados por personal preparado especialmente para ello y todos nuestros empleados reciben capacitación basada en la pedagogía amigoniana para el trato adecuado de estos jóvenes. El Refor es una de las instituciones mejor calificadas de atención a menores en el país y modelo para muchos en latinoamericano.

NECESIDADES:

Sin embargo, el “Refor” ha venido presentando desde hace ya muchos años grandes deficiencias y carencias a nivel económico y por consiguiente un deterioro en su infraestructura. Es mucho el bien que a lo largo de 56 años se ha alcanzado en la recuperación de niños y jóvenes de este país pero también es cierto que como Institución del Estado no ha sido valorada, considera ni consentida, ha permanecido en el anonimato durante mucho tiempo. Es una institución que alberga a más de 100 jóvenes residentes y más de 700 personas en los distintos programas que se acercan durante el día.

La subvención no alcanza para responder ni siquiera a las necesidades básicas de alimentación y medicina y al mismo tiempo las demandas de infraestructura, equipo y salarios dignos para los educadores, maestros, personal básico de la institución y el de contratación de personal calificado. Los talleres en donde los jóvenes se preparan carecen de las herramientas necesarias y calificadas para dar una formación amplia y de calidad. La apariencia física del Refor está descalificada por su deterioro en la pintura, humedad y filtraciones que a simple vista se puede notar, el piso, las grietas en paredes reconstruidas por los movimientos de tierra en los últimos años así como el polvorín en san Cristóbal en el año 2000 dejaron grandes secuelas en la estructura de la misma. Otras tantas necesidades se unen al Refor como lo es la remodelación de los baños de los jóvenes residentes de gran necesidad para el mejoramiento de la limpieza e higiene. La necesidad de un aula de cómputo y audio-visuales como complemento de la formación académica de calidad. El techado de uno de los patios de la escuela se ve como una necesidad para que los niños y jóvenes puedan permanecer en los recreos en tiempos de lluvia así como el proyecto de pavimentación de acceso a los talleres y otros espacios importantes alrededor de la institución. El Refor se ha destacado a lo largo de los años por el deporte y la música por eso es necesario la reparación y mantenimiento de los Play deportivos así como la construcción de una cancha techada para el tiempo de lluvia y en la música necesitamos instrumentos musicales como guitarras, violines, flauta, etc.

Cuando nosotros proclamamos este lema que dice: “Cada joven que se reeduca es una generación que se salva”  y luego miramos a los jóvenes que han pasado por nuestra institución confirmamos que es real al ver a un hombre integrado, con su familia, con un trabajo digno, realizado y aportando a la sociedad, viviendo con normalidad, respetando las normativas de una sociedad. Así vemos que vale la pena apostar por nuestros jóvenes.

Los que trabajamos en esta institución que es el Refor, queremos seguir ayudando pero debemos hacerlo con mayor calidad en todos los sentidos. De manera que no podemos solos, necesitamos de su ayuda. Una mano y otra para el Refor es lo que pedimos.