Chapala – Panamá

Creado por bartolome.buigues Ingresado el Jul - 16 - 2011

Escuela Vocacional Chapala

A.A. 1005-00068  PANAMA,  Rep. Panamá

Rey Vista Alegre, ARRAIJAN. PANAMÁ

Tel.  00-507 2510116 / 2511780   Fax   00-507  2511826

escuela.chapala@amigonianosbp.org

Fundación: 20 de enero 1969

Director:  Fr. Elvin Lantigua Castro.

Coordinación de Pastoral y administrador:  P. Eduardo Rivera Guerra

Programas:  Reeducación, Protección, Capacitación Técnica, Académico, Atención Pastoral.

Ver más información en:

http://www.amigonianosbp.org/escuela-de-chapala/

PASADO PRESENTE Y FUTURO DE LA ESCUELA VOCACIONAL CHAPALA

Video sobre el Centro:

http://media.telemetro.com/video/Maestro-Estrella%253A-Escuela-Vocacional-de-Chapala/be35942b5eb597190e41a20233578c63

RODEADO DE NATURALEZA

La Escuela Vocacional de Chapala fue creada por Ley 6 de 22 de enero de 1965, a iniciativa del Gobierno Nacional y del Club de Leones de Panamá. En su artículo segundo la ley establece como misión de la Escuela la de ‘Rehabilitar, orientar y preparar vocacionalmente’ a los jóvenes que están en problemas o han entrado en conflicto con la sociedad… ‘procurando por medios científicos y técnicas modernas de tratamiento de menores el reajuste de la conducta de los alumnos para su adaptación efectiva a una vida normal y decorosa en beneficio de la sociedad’. La propia ley conformó un Patronato para regir Chapala, actualmente presidido por el Ministerio de Desarrollo Social. La dirección y administración está confiada por el Patronato a la Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos, la cual se ha mantenido al frente desde su inauguración en 1969. Durante los 41 años de Chapala, 5 mil jóvenes han ingresado al centro. El 90 % de estos chicos se reinsertó en la sociedad, forma familia y trabaja en las empresas. ‘Los técnicos de Chapala tienen mucha demanda en el mercado.

CHAPALA: CAMBIANDO VIDAS

Jairo es chiterano. Tiene 16 y a los 15 años lo condenaron. Le faltan dos años en el centro. Quiere graduarse de ebanistería y al salir trabajar, pagarse los estudios y ayudar a su mamá. Vive con uno de sus cuatro hermanos y cuando le preguntan por el papá, no contesta. Su caso, asegura, fue producto de ‘problemas sociales; uno ve que en la casa hay maltrato, que no hay plata ni comida y uno busca el dinero en la calle. Hay que hacerlo por necesidad’. Espera que el padre Elvin le entregue la boleta para irse, pero al darle el documento le pregunta cómo le fue en la clase de matemáticas, que recuperaba minutos antes. Por eso perdió el busito de la mañana.

Daniel es colonense, de 16 años. Cuenta que tiene tres hermanos mayores y que su interés en la chapistería nació allí, en el centro. Antes hacía cosas malas por presión del grupo, dice entre frases cortadas, hundiendo la mirada en el suelo. Pero asegura que ha cambiando y ya no hace eso. Quiere matricularse en la escuela nocturna para el bachillerato.

Andrés viene de la provincia de Los Santos. Fue condenado a 18 meses en un centro de menores. Cuando cuenta su historia muestra un recorte de un tabloide donde se publica una noticia de su provincia. Si no estuviera aquí, cuenta, estaría en la foto donde se ven cuatro jóvenes detenidos por unidades de la policía. En el titular se lee: ‘Desmantelan una banda de delincuentes’. Andrés comenta que el problema terminaría si el gobierno abriera más canchas en barrios como El Chorrillo, para que los frenes no tengan la mente ocupada en cosas malas. ‘En la calle la cosa está dura’.

El padre Flaminio es el más antiguo en el centro. Cumplió 33 años de trabajo continuo. Llegó de Colombia. Cuando lo asignaron le costó acostumbrarse a Panamá y hasta escribió a su superior solicitando el regreso. Se lo negaron. Hoy, con el cabello blanqueado, una escoba en la mano y un cubo de agua, limpia un tramo de acera junto al grupo de chicos. ‘Para este trabajo hay que tener una vocación, cuando existe se hace con gusto. He visto los logros y triunfos en los muchachos. La satisfacción es mayor cuando me asignaban muchachos en los que no se creía, pensaba que no se sacaría nada de ellos y luego de unos años vuelven a saludarnos con sus hijos y sus esposas’. Jair es uno de ellos.

REPLICAR MODELO

Hace siete años Jair salió de Chapala. Trabaja en el taller de mecánica. Cuando le preguntan por aquellos años en Chapala, contesta que de no haber ingresado estaría en La Joya, el centro penal para adultos que alberga la mayor cantidad de detenidos en Panamá. ‘Me enseñaron a trabajar y terminé la escuela’, comenta. ‘Ahora le puedo decir a mi hijo lo que es bueno y lo que es malo’. Le pregunto su opinión de los centros de menores cerrados donde ocurren evasiones diarias y tragedias que dejan adolescentes muertos, responde que son escuelas para aprender a cometer delitos. ‘Deberían ser como Chapala y así esos muchachos tendrían la oportunidad que tuve yo’, es su respuesta.

Lo que cuenta Jair lo atestigua Tania Roja, trabajadora social de Chapala desde 2006. Antes, trabajó en el Centro de Cumplimiento de Tocumen, donde murieron cinco jóvenes quemados en enero de este año. Sobre el escritorio guarda muchos papeles, registros de las actividades de cada muchacho. Tania, graduada de la Universidad de Panamá, coordina citas en los hospitales de la ciudad y cuando se las dan, acompaña a los chicos, les da seguimiento en las empresas donde realizan las prácticas profesionales que realizan en diciembre, junio y septiembre. Siempre ha trabajado con chicos, comenzó en grupos de la iglesia, luego impartía clases a domicilio hasta que ingresó a Chapala. ‘Los conozco a todos, sé quién necesita más apoyo’.

‘Conocí a un chico que estuvo en el Centro de Cumplimiento acusado de homicidio, hace unos días vino aquí, está terminando la carrera de Derecho. Son los frutos que me motivan a seguir’, comparte Tania mientras continúa guardando los informes de los chicos.

Categories: Comunidades

4 Responses so far.

  1. Jackeline says:

    A quien concierne

    A traves de la presente nota, quisiera saber cuales son los requisitos para ingresar a la es.cuela chapala, para un adolescente.

    Gracias,

    • Saludos Jackelin. Para saber lo que pregunta en su mensaje debe escribir a la dirección electrónica del mismo centro de Chapala que tienen en nuestra web. Espero que le den respuesta. Pido al Señor que la bendiga.

  2. Gracias por dirigirse a nosotros.
    Para recibir ayuda para su hijo deben dirigirse directamente a nuestro centro de Chapala si son de Panamá. Allí les orientarán acerca de cómo ayudarlo.
    Pedimos al Señor que les bendiga.

  3. SEBASTIAN DE GRACIA says:

    Dios les siga bendiciendo. Les escribo desde la oficina parroquial de la parroquia San Francisco Javier de Cañazas. Hace muchos años fue párroco encargado de nuestra parroquia un terciario capuchino,el P. Diego Correa Ruiz. Deseamos obtener información de él, y una foto suya para una galería de sacerdotes que estamos realizando en conjunto con nuestro grupo juvenil en nuestro salón de audiovisul. Escribannos a parroquia-snjavier@hotmail.com o a este coreo. GRACIAS!